Delegación internacional envía un mensaje firme a Goldcorp en su asamblea anual de accionistas en South Porcupine, Ontario

Ottawa/Toronto. El pasado jueves [26 de abril de 2012], un ingeniero de minas y medio ambiente de Colorado, dos maestros de Honduras y un dirigente de una comunidad indígena maya hicieron el largo viaje a Timmins, Ontario, para participar en la Asamblea General Anual de Goldcorp acompañados por varios integrantes de la Coalición [Internacional] contra la Minería Injusta en Guatemala de EEUU y Canadá. Instaron a la empresa a hacerse responsable de la limpieza de las minas que operan actualmente y alertaron a los accionistas sobre importantes peligros para la salud pública, la degradación ambiental y los conflictos sociales.

La maestra de secundaria de Honduras Reina Gamero declaró a la prensa de Timmins: “Hoy Timmins celebra sus cien años como pueblo minero. Goldcorp explotó la mina Martín durante menos de diez años en el Valle de Siria en Honduras pero los problemas que nos causó pueden afectarnos  durante más de cien años.

Gamero, integrante del Comité Ambiental del Valle de Siria, continuó: “Hemos visto cómo la gente enferma y se secan los ríos. Un informe sobre salud que realizó el gobierno de Honduras en 2007 fue censurado hasta 2011, y entonces nos enteramos que muchas personas padecían envenenamiento por metales pesados. Queremos que la empresa solucione esta situación.”

Carlos Amador, también integrante del Comité Ambiental del Valle de Siria en Honduras, agregó que varias investigaciones han demostrado que las instalaciones mineras están produciendo drenaje de ácidos. “La empresa ha iniciado algunas medidas para reducirlos pero no tenemos garantía de que sean suficientes o de que haya dinero para asegurar el monitoreo permanente de esta grave situación”, dijo Amador. “Estuve aquí hace un año e hice la misma pregunta. Todavía estoy esperando una respuesta de la empresa sobre sus responsabilidades.”

Rob Robinson, ingeniero de minas y medio ambiente de Colorado que cuenta con más de cuarenta años de experiencia, voluntario del Comité de Servicio de la Congregación Unitaria y Universal (CSCUU), presentó en la Asamblea General Anual la propuesta de algunos accionistas que se reunieron en la cafetería del Northern College. En esta propuesta piden a Goldcorp que cierre de una manera responsable y adecuada la mina Marlin en Guatemala, la tercera más rentable para la empresa en 2011.

“La fianza de un millón de dólares para esta mina es decididamente insuficiente a la luz de nuestros estudios, que establecen que los costos de cierre serían al menos de cuarenta y nueve millones. Además, hay poca información pública sobre los planes de cierre de la empresa y la que se difunde es a todas luces insuficiente,” dijo Robinson. “Las comunidades necesitan esta información y deberán ser consultadas sobre todo lo relativo a los planes de cierre antes de que concluyan, porque  serán ellas las que vivirán en el futuro con las secuelas de esta mina tan rentable para la empresa y sus accionistas. Antes de que la empresa concluya sus operaciones y abandone la mina Marlin, deberá cumplir con los procedimientos más adecuados para el cierre.”

El CSCUU, la Sociedad Literaria de Beneficencia de Loretto y un accionista a título personal presentaron conjuntamente la propuesta de los accionistas, la cual fue votada en la Asamblea General Anual. La propuesta también dio lugar a una solicitud de apoyo que circularon Amnistía Internacional y el Centro para el Derecho Ambiental Internacional vía Internet la semana pasada.

“Mas de cinco mil personas firmaron la solicitud de apoyo a esta resolución de los accionistas que insta a la empresa a que garantice que los guatemaltecos no tengan que asumir los costos de limpieza a largo plazo de la mina Marlin,” dijo Tara Scurr, defensora de los derechos humanos frente a las empresas de Amnistía Internacional de Canadá. “Los accionistas deberán tomar nota de la creciente presión pública a nivel nacional e internacional para que las empresas respeten los derechos humanos en los lugares donde se ubican sus proyectos aun después de concluidas sus operaciones.”

Alfonso Morales Jiménez de Guatemala dijo que estas experiencias demuestran porqué el municipio donde reside y muchos otros han votado en contra de las minas en sus comunidades. Morales, dirigente de la Asamblea Indígena para la Defensa del Territorio del departamento de Huehuetenango, reside en una comunidad de San Marcos cerca de donde opera la mina. Se han otorgado decenas de concesiones mineras en el departamento donde vive.

“Los riesgos que representa la minería industrial para nuestras comunidades son demasiado altos,” dijo Morales Jiménez. “Hemos investigado la mina Marlin y hemos decidido que no es el tipo de desarrollo que queremos para nuestras comunidades. Muchas otras personas también han rechazado este tipo de desarrollo y hasta hoy se han realizado sesenta consultas locales sobre esta problemática en varios municipios de Guatemala. Casi todos votan en contra.”

Goldcorp recomendó que se votara en contra de la resolución de los accionistas sobre el plan de cierre para la mina Marlin. Sin embargo, David Deisley, asesor legal de la empresa, expresó verbalmente el compromiso de empezar un diálogo con el gobierno de Guatemala sobre el aumento de la fianza para la mina Marlin a un monto de 27.6 millones de dólares, costo que la misma empresa calcula para el cierre. También dijo que la empresa dará a conocer sus planes y pedirá al Ministerio de Medio Ambiente que realice consultas con las comunidades afectadas sobre el plan de cierre.

-fin-

Para más información:

    Elizabeth Berton-Hunter, Amnistía Internacional de Canadá, (416) 363-9933, ext. 332, celular: (416) 904-7158
    Jen Moore, Coordinadora del Programa de América Latina, Acción Minera Canadá, 613 569-3439